La demanda del alquiler

La demanda de alquiler de viviendas ha caído en un 36% durante este último año. Según los expertos, esto se debe al descenso de jóvenes de 18 a 34 años que buscan un piso en el mercado, así como al incremento de los precios. Ambos factores han reducido de manera notable la demanda, algo que además ha propiciado un cambio de mentalidad. De hecho, comparado con 2017, este año vuelve a cobrar fuerza la opción de compra por encima del alquiler.

La oferta de pisos de alquiler

La oferta de viviendas en régimen de alquiler apenas ha cambiado de 2017 a 2018, es decir, que el número de propietarios particulares que buscan arrendatarios es prácticamente el mismo. Este dato contrasta con las subidas históricas que se están efectuando en algunas ciudades, con cifras que no se veían desde los años del Boom económico.

El mercado de compraventa

El mercado de compraventa tiene unas dinámicas totalmente diferentes al de alquiler y se ha mantenido en unos parámetros estables durante este último año. En este sentido, un 13% de los ciudadanos han intervenido en estos 12 meses en el mercado de la compraventa, por un 14% durante 2017. La tendencia es ligeramente a la baja en la oferta y la demanda, pero no llega a resultar algo significativo.

La opción de comprar

Vuelve la mentalidad de comprar, que poco se ve como una alternativa sólida a los alquileres. Este pensamiento de propiedad siempre ha estado muy arraigado en nuestro país pese a la crisis, y ahora es secundado por 7 de cada 10 habitantes, siendo más acusado en personas de 25 o más años. La frase tan famosa de “alquilar es tirar el dinero” vuelve a gozar de popularidad.

Cambio de mentalidad

Un 18% de la población está planteándose comprar una vivienda en lugar de alquilar. Este cambio de mentalidad también explica el descenso de los alquileres, ya que la intención de compra se extiende a los próximos 5 años, motivado más por el marco económico que por la propia coyuntura inmobiliaria. La inestabilidad laboral y la imposibilidad de ahorrar están entre los principales escollos a superar, sobre todo en el segmento de población de 18 a 34 años. De hecho, apenas un 15% cree que los precios son demasiado elevados y están esperando a que bajen.

¿Cómo se reparten las viviendas?

Algo más de la mitad de los vascos mayores de edad es propietario de una casa, el 12% de dos y un 3% de tres o más. Por el contrario, un 34% de la población mayor de edad no posee ninguna vivienda en propiedad. Tres de cada cuatro pisos de particulares están destinados a residencia habitual, un 12% a segunda residencia y un 8% se alquila. Llama poderosamente la atención el 4% de particulares que no dan ningún uso a estas casas y que, por tanto, se mantienen vacías sin generar beneficio.