En la entrada de hoy vamos a mostrar una completa guía para dar de alta el suministro eléctrico en casa. Hablaremos del envío de la solicitud, cómo calcular la potencia y todos los pasos necesarios.

Enviar la solicitud de alta

Si acabamos de comprar o alquilar una casa que no dispone de un suministro de electricidad contratado, tendremos que enviar una solicitud para darnos de alta. Esto puede deberse a varios motivos, como el caso de una vivienda nueva o la extinción del contrato previo por impagos.

Elegir la compañía

Como consumidor tienes la libertad de elegir la compañía eléctrica que prefieras, aunque no opere en tu zona. Si vamos a ser los titulares del suministro de la luz, es muy recomendable que hagamos las gestiones nosotros mismos. Ya que además de cierta documentación es indispensable que demos el consentimiento expreso. También es posible delegar esta operación en otra persona, como un familiar, pero en estos casos la solicitud puede demorarse más en el tiempo.

Calcular la potencia

A la hora de darnos de alta tenemos que especificar la potencia que vamos a contratar en nuestro hogar. Cuantos más aparatos eléctricos tengamos, más necesitaremos. Y por supuesto, mayor será la factura que tengamos que abonar. La potencia está estandarizada, por lo que el valor no varía si cambias de una compañía a otra.

Para calcularla podemos usar alguna de las aplicaciones gratuitas que existen en Internet. Simplemente tenemos que introducir el número de electrodomésticos y el programa nos ofrece una potencia estimada. Pero la opción más fiable es llamar a un electricista homologado que inspeccione nuestra casa. De esta forma, sabremos con exactitud el consumo de cada aparato y el número máximo que pueden estar funcionado al mismo tiempo.

Sin embargo, para que te hagas una idea, la potencia para una vivienda de unos 100 metros cuadrados estaría en torno a los 5kW o 7kW. Si tu casa es pequeña y tienes pocos electrodomésticos, con 3,5kW podrías manejarte sin problemas.

Contratar la tarifa

Además de elegir la compañía de electricidad que prefieras, también tienes plena libertad para elegir la tarifa. Hay dos opciones: aceptar la oferta de una empresa privada o el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) que está estipulado por la administración. Las ofertas y condiciones cambian constantemente, así que lo mejor es comparar las distintas tarifas de la luz antes de decidirnos.

Proporcionar datos básicos

Para contratar un suministro de electricidad es necesario aportar una serie de datos básicos. Esta gestión se puede hace fácilmente por teléfono, contactando directamente con la empresa seleccionada. Lo más normal es que nos pidan nuestro nombre y apellidos, dirección de la vivienda que vamos a dar de alta y nuestra cuenta corriente.

Obtener el Código Universal del Punto de Suministro

Por su parte, la compañía nos proporcionará un Código Universal del Punto de Suministro (CUPS), compuesto por 20 o 22 dígitos y único para cada consumidor. Este código es indispensable para completar la operación y realizar cualquier otro trámite posterior con la distribuidora.

Abonar los gastos del alta

Darnos de alta tiene el mismo coste con independencia de la empresa con la que firmemos el contrato. Varía en función de la potencia y se abona junto a la primera factura. 3,45 kW tiene un precio de 136 euros, 6,9 kW nos sale a 264 euros y 9,2 kW alcanza los 350 euros.

Ya hemos completado todos los pasos. Sin embargo, tendremos que esperar unos 5 días hábiles desde la recepción de la solicitud de alta para disfrutar de energía eléctrica en casa.